Mascotas  22 ago 2021 Barcelona

Los perros son como los niños.

Os habéis parado a mirar, alguna vez, ¿a los perros jugando en libertad?, hacen las mismas cosas que nosotros cuando éramos niños, cuando llegaba uno nuevo, todos a por él, jugábamos a peleas, a perseguirnos, … sólo que ellos más a lo bruto y sin maldad, en definitiva, aprender nuestros límites y el de los demás

También se comportan como nosotros cuando éramos niños, ya que sabíamos perfectamente que cosas hacer con cada integrante de la familia y que no hacer, sabíamos de cada uno cuál era su debilidad, los perros nos están continuamente estudiando y saben a la perfección cada una de nuestras rutinas, a la que notan un pequeño cambio se ponen en estand-by, igual que los niños pequeños con sus padres.

También son de vivir el presente, no piensan en lo que pasará dentro de un momento, todo es el ahora.

No tienen maldad y si la tienen ha sido adquirida debido a una mala socialización o unas enseñanzas erróneas por parte de quien debe enseñarle los buenos modos.

No están pensando en cómo tomarnos el pelo, solo quieren ser felices con lo que tienen y nosotros debemos darles la suficiente calidad de vida.

Los niños no distinguen entre razas, colores, *****, los perros tampoco, nosotros somos moldeados por la sociedad en que nos ha tocado vivir, nuestros procesos de aprendizaje, nuestros momentos de alegrías y penas y la vida en sí, ellos también, han de pasar por trances, no sobreprotegerlos, incluso los de tamaño pequeño, pues les creará problemas en el futuro, hemos de ayudarles a encontrar soluciones no a dárselas.

A los cachorros les gusta interactuar con los mayores, al igual que nosotros cuando éramos niños o jóvenes, generalmente queríamos ir con los mayores para aprender, es la forma de perfeccionarse como perro.

A los cachorros les gusta saber la textura, los olores, de todas las cosas, al igual que nosotros cuando éramos bebes, todo nos lo llevábamos a la boca, nosotros debemos enseñarles lo que si y lo que no pueden hacer.

Con los perros a diferencia de los niños, no los puedes hacer razonar, no entienden lo que ha pasado hace un rato, por mucho que se lo expliques, lo asocian a la última cosa que han hecho, o sea si lo castigas, ya sea de palabra o físicamente, cuando se acerca por que crees que al castigarlo lo asociará a aquello que ha hecho hace un rato, que estaba mal hecho para nosotros, estás equivocado; lo está asociando a acercarse, a la larga conseguirás que no se acerque nunca pues es castigado; para él es una cosa normal por ejemplo morder un mueble, ¿que hacen los bebes cuando les duelen las encías?, morder algo. Si ha hecho algo mal es nuestra culpa por no haberlo educado convenientemente o puesto los suficientes recursos para que no pasara.

Los perros desde que nacen hasta que fallecen les gusta jugar, se comportan como niños, al igual que nosotros, que siempre llevaremos un niño interior, siempre y cuando no padezcan algún impedimento para ello.

Los perros mayores aguantan los envites de los cachorros, con más o menos paciencia al igual que nosotros.



0
0
49



Cargando