Aikido  21 may 2018 Barcelona

Sobre el encuentro de Aikido


Me gusta presentar el Aikido (arte marcial tradicional japonés) como una herramienta de crecimiento personal que mejora la salud y el autoconocimiento del practicante, para ser más libre.

Esto me recuerda la historia del hombre que le dijo a su nieto:

“Siento como si tuviera en el corazón dos lobos que se están peleando. Uno de ellos es violento, está siempre enojado y queriéndose vengar. El otro está repleto de perdón, compasión y amor”.

El niño le preguntó: “¿Cuál de los dos será el que gane la pelea y se quede en tu corazón?”.

A lo que el abuelo le respondió: “El que yo alimente”.

Sobre su creación, el gran maestro Morihei Ueshiva dijo:

“Aikido no es una técnica para atacar y defenderte de un enemigo. Es el camino para reconciliarse con el mundo y hacer que la humanidad se transforme en una única familia.”

El texto original del evento iba a ser el siguiente, pero lo descarté por parecerme demasiado metafísico.

La polaridad que existe en todas las cosas (cuarta ley hermética descrita en el Kybalión) se “manifestó”, en el origen de los tiempos, por la necesidad de conocerse a través del opuesto generando, en la percepción humana, conflicto y separación. En mi humilde opinión, el Aikido es un sistema de meditación en movimiento que reconcilia estos opuestos a través de la compasión y el amor.

Practicaremos ejercicios, individualmente y en parejas, aptos para personas de cualquier *****, edad y condición física. El objetivo de la jornada es dar a conocer una actividad que, con la práctica regular, puede mejorar nuestra calidad de vida, de manera sencilla y divertida.





0
0
60



Cargando