Uso de cookies: Utilizamos 'cookies' propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación e inferir grupos de interés. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Adicionalmente, compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros. Si continúa navegando acepta su uso.
Más información y cambio de configuración..

Entendido

Terapia de pareja: pros y contras



Tomar la decisión de hacer una terapia de pareja nunca es algo fácil, solo aceptar que hay un problema en la relación que no pueden solucionar los dos suele ser un duro golpe para ambos. Sea quien sea que tome la decisión tendrá mil dudas e inseguridades, el compartir ese temor y es dura aceptación con el otro suele ser lo más complicado de todo.

 Recurrir a la terapia de pareja es una excelente opción para quienes quieren salvar su relación, sin embargo llegar a esta conclusión y convencer al otro de que es necesario no suele ser muy sencillo de hacer. Las recriminaciones, las culpas, el ego, el dolor y la impotencia de no saber qué hacer suelen acompañar a la persona al momento de tomar esta decisión.

Lo mejor para tomar una decisión es sopesar las opciones, como esta en particular es muy complicada de tomar, enumeraremos algunos pros y contras de buscar ayuda profesional, de esta manera no solo podrás asegurarte si estás tomando la decisión correcta si no que podrás tener herramientas para dilucidar con tu pareja si es lo que debe hacer.

 

Pros de la terapia de pareja

Recurrir a un especialista no nos hace débiles, por el contrario, nos hace valientes, ya que aceptar que necesitamos ayuda de un tercero requiere de mucha conciencia, hacer parte de este tipo de terapia requiere voluntad, por ello debe estar totalmente convencido de que la finalidad es encontrar solución a os problemas de la pareja, sea cual sea el resultado.

Un terapeuta está para escuchar, no para tomar partido, es por esto que en él podemos encontrar una visión imparcial de nuestros problemas, la meta de la terapia es escuchar ambas partes y lograr que se escuchen entre ellas.

La mayor parte de las disputas son por falta de comunicación o un uso errado de ella, lo que no permite que la pareja descubra que es en sus propias manos que está la solución de sus problemas. Cuando se habla en la terapia no estamos desahogándonos con el especialista si no son nuestra pareja y con nosotros mismos, la tarea es escucharnos para esclarecer las ideas.

La terapia de pareja permite abrir la mente y el corazón para entender al otro, quitarnos el ego, bajar el orgullo y eliminar los prejuicios para avanzar juntos, es de vital importancia entender que son dos mentes y dos cuerpos individuales pero que han accedido a estar con el otro y que quieren trabajar para llevar una convivencia armoniosa sin sentirse ultrajados o menospreciados por el otro.

Este entendimiento es muy difícil de conseguir, sin embargo el trabajo comunicativo hace la mayor parte.  Problemas sexuales pueden ser también motivos de consulta.

Sin embargo hay que entender que no se debe ser prejuicioso respecto a los intereses del otro y que el terapeuta no se pondrá del lado de uno o del otro, si no que tratará de que la pareja llegue a un consenso.

En este aspecto lo principal es saber que no se puede someter u obligar al otro a realizar aquello que no comparte o que no le gusta, pero trae también el beneficio de abrir la mente a explorar nuevas cosas que pueden ser placenteras para la pareja y para la persona.

 

Contras de la terapia de pareja

Una terapia no siempre puede ser lo que se espera, el terapeuta no dará la razón a alguna de las partes o se pondrá de parte de alguno, su objetivo es que sea la pareja quien llegue a los acuerdos de cuáles son sus problemas y como solucionaros.

Esto requiere tiempo, si bien se estima que el ideal es no pasar de 12 sesiones, cada pareja es un mundo distinto y puede necesitar menos o puede necesitar otro tipo de ayuda profesional.

Este tipo de terapia suele ser costosa, sin embargo los resultados han demostrados que ha sido de ayuda para la gran mayoría de parejas que han acudido. Cabe recordar que una terapia de pareja puede ayudar a mejorar la relación, pero también abre grietas que demuestran que la ruptura puede ser una mejor opción, sin embargo esta última es más llevadera y menos violenta con el acompañamiento adecuado.

Hacer una terapia de pareja es una buena decisión, a pesar las decepciones que puedan darse en el camino, encontrar una solución siempre será algo positivo.


Post relacionados

Comentarios

Regístrate o inicia sesión para comentar, es 100% gratis